EL DERECHO A VIVIR Y PROTESTAR POR UN MUNDO MEJOR

Este 3 de junio el Ni Una Menos se sintió en San Juan bajo la consigna “ Protestar es un derecho, criminalizar la protesta es un delito”. Miles marcharon hasta Tribunales con un fuerte reclamo hacia el gobierno de Uñac y la Justicia sanjuanina.

Hace 7 años, las mujeres y disidencias de todo el país, estallaron de dolor y bronca con el femicidio de Chiara Páez en Santa Fe. No fue el primer femicidio que tuvimos que contar, ni el último, pero fue la gota que rebalsó el vaso y nos sacó a la calle. En 80 ciudades de todo el país, miles de mujeres salieron a pedir que sus vidas se respeten. El movimiento de la bronca organizada fue tan fuerte que se contagió a toda Latinoamérica, y tuvo también fuerte impacto en el mundo anglosajón con su paralelo, el Me Too, el movimiento nacido en Hollywood.

Este viernes 3 de junio, miles de sanjuaninxs salieron a las calles. Mujeres, lesbianas, travestis, transgéneros, transexuales y bisexuales, nucleadas en organizaciones sociales, políticas, estudiantiles, sindicales, profesionales, marcharon desde la Plaza 25 de Mayo, convocadas por la Asamblea Ni Unx Menos a las 16hs.

“Señor, señora, no sea indiferente, están matando pibas en la cara de la gente”. Así coreaban las columnas de mujeres y disidencias este jueves, para derrotar la indiferencia de la sociedad ante la violencia machista. La marcha terminó alrededor de las 19:30 en Tribunales, lugar elegido desde hace un par de años por el movimiento feminista, junto con la CAVIG (Centro de Abordaje de la Violencia Intrafamiliar y de Género), parada obligatoria desde que el reclamo se personalizó en la Justicia sanjuanina.

En este caso, el reclamo principal tuvo nombre y apellido: Sergio Uñac. La marcha estuvo encabezada por un grupo que sostenía un pasacalle: “3J. UÑAC BASTA DE CRIMINALIZAR LUCHADORXS DE DERECHOS HUMANOS”. Este mensaje dirigido al gobernador local, tiene como objetivo visibilizar lo que desde NUM consideran es criminalización de la protesta. Luego de la multitudinaria marcha del 8M pasado, 4 personas de la Asamblea NUM fueron imputadas penalmente por daño agravado a instituciones estatales. La denuncia fue realizada por funcionarios de la Dirección de Patrimonio Cultural, por pintadas en el edificio de la escuela Normal Sarmiento.

La consigna «Protestar es un derecho. Reprimir y criminalizar la protesta es un delito», transversalizó la movilización de este jueves. Desde que se conoció la decisión de la Justicia de dar curso a esta denuncia, desde NUM y junto a otras organizaciones feministas inciaron el reclamo y realizaron actividades para acompañar a las 4 imputadas.

“El gobierno de Uñac y el Poder Judicial de San Juan, lejos de atender el reclamo del movimiento, persigue nuestras militantes con causas armadas. Uñac, basta de criminalizar luchadorxs de DDHH”, dijeron en las puertas de Tribunales, mientras se leía una pintada inmensa en el asfalto. En este sentido, desde el Consejo Provincial de Protección Integral de las Mujeres, Géneros y Diversidades, del que participan organizaciones de la sociedad civil y funcionarias como la Directora de la Mujer, Adriana Ginestar y la subdirectora, Victoria Benítez, ya se declaró que es sensato y coherente cesar las acciones judiciales contra las activistas de San Juan.

El resto de los ítems de la lista de reclamos se recicla año a año. Aplicación efectiva de la ley de Protección Integral N° 26.485, respeto a la educación laica y aplicación de la Ley de ESI, sancionada hace 15 años; reparación histórica para la población travesti y trans, con educación salud, trabajo y techo, y derogación de los códigos contravencionales que persiguen y criminalizan a todxs quienes salen de la heteronorma; aplicación efectiva del Protocolo de ILE y de IVE, bajo la ley 27.610 para todxs quienes la soliciten, que la obligatoriedad de la Ley Micaela sea cumplida. Además, la Justicia siempre está en el ojo de la tormenta: el reclamo por una Reforma Judicial Feminista, por la destitución de jueces y fiscales que por acción u omisión perpetúen la violencia de género y lo que tantas familias piden sin descanso por los pasillos del laberinto judicial: prisión efectiva para abusadores y femicidas.

A este reclamo se sumó el de un presupuesto de emergencia en base al no pago de la deuda con el FMI, pedido que se escuchó en todo el país.

Uno de los emergentes en esta marcha fue el reclamo de las mujeres del pabellón, por mejores condiciones de vida en los contextos de encierro. “Tenemos derecho a visitas sociales para mantener las redes de contención, queremos que se respete el derecho de las infancias a mantener la vinculación con sus madres, hijas, hermanas”, dijeron a partir del comunicado que se leyó en puertas de Tribunales. Además, el reclamo es por el acceso igualitario a la salud, por la violencia que sufren desde los agentes penitenciarios a quienes demandaron formación en género y DDHH. También denunciaron condiciones de vida paupérrimas: “convivimos con baños sin ventanas ni puertas, con humedad y frio, estamos acá cumpliendo con la sociedad y nuestras vidas valen”. E hicieron hincapié en el cumplimiento de las condenas, con derechos humanos: “Vamos a luchar para poder cumplir nuestras condenas con derechos. Acá estamos y tenemos voz”.

Alcancía transfeminista

“La justicia patriarcal nos cuesta energía, nuestra vida y mucho dinero”, dijeron desde la Asamblea al momento de difundir la alcancía feminista, para pagar los gastos que implica el proceso judicial al que están sometidas las 4 activistas sanjuaninas.

También desde NUM difundieron una cuenta de Mercado Pago para quienes quisieran colaborar con la causa: alias ni.unx.menos / CBU: 4150999718012403680023.

Ya vas a ver, las pibas que vos mataste van a volver

En lo que va del 2022, 154 días, en San Juan contamos 119 femicidios y 4 transfemicidios. Amanecimos luego de los festejos de año nuevo con la aberrante noticia de que habían asesinado a Yoselí, de solo 11 años. A partir de ese momento, las sanjuaninas cargamos con el dolor de saber que las demandas de aquel 2015 siguen vigentes porque la violencia machista sigue vigente.

Scroll to top