La herida sindical: el saldo de la manifestación a cargo de los autoconvocados

Más de 12.000 docentes autoconvocados de San Juan se manifestaron por un salario digno a espalda de los gremios. Momento de reflexión y autocrítica dentro de las organizaciones sindicales, fuertemente apuntadas por la falta de representación de los docentes sanjuaninos.

La semana más importante del año para el gobierno provincial en términos protocolares terminó con 6 movilizaciones masivas por las calles de San Juan: alrededor de 12.000 docentes se manifestaron por mejoras salariales durante el jueves 26 y viernes 27 de mayo con la entrega de un petitorio en Casa de Gobierno.

Una semana histórica para los trabajadores y las trabajadoras docentes de la provincia por las características únicas de este reclamo. No sólo se trató de la movilización más importante del sector luego del parate obligado por la pandemia, con el elemento simbólico a flor de piel luego de la represión policial en el desfile del 25 de Mayo, sino que además fueron dos jornadas de paro a espaldas de los sindicatos que representan al sector docente en San Juan: UDAP, UDA y AMET. Y como si fuera poco, dos jornadas, mañana y tarde, con una adhesión casi inusitada para la convocatoria por fuera de la organización gremial, con números de acatamiento que alcanzaron el 80% en el nivel primario y el 50% en el nivel secundario, según indicaron fuentes oficiales del Ministerio de Educación de la provincia.

El termómetro de la legitimidad sindical estalló por el aire con semejante demostración de fuerza de los autoconvocados en la calle. Este jueves y viernes se leyeron carteles con consignas apuntando a la ausencia de UDAP, gremio mayoritario del magisterio en San Juan, e inclusive pidiendo la renuncia de su secretario general, Luis Lucero.

A pesar de que Lucero ya expresó en medios locales que actualmente no piensa en renunciar y apuntó contra los autoconvocados por actuar por fuera de la estructura gremial, las alarmas se encendieron dentro del sindicalismo sanjuanino. ¿Estamos ante una crisis de representatividad de los sindicatos docentes sanjuaninos? ¿Cómo analizar una expresión masiva que contiene dentro de sí misma a los sectores de derecha, centro e izquierda de la política bajo un mismo reclamo salarial? La respuesta sin dudas es compleja como lo son los propios movimientos sociales.

Al aire de “Estamos a Favor”, por Radio Comunitaria La Lechuza, el docente de nivel secundario, Cristian “Chino” Naranjo, integrante de la organización Encuentro Docente, analizó el estado de situación para el sindicalismo luego de las manifestaciones de docentes autoconvocados, con la fuerte presencia del reproche a una representación gremial al menos insuficiente.

“En este problema hay una doble dimensión. Por un lado, hay una realidad que es inobjetable y que apunta a que las conducciones de los 3 gremios que representan a nuestro sector están llevando adelante políticas que responden a cuidar la lógica patronal, lo cual es lamentable”, dijo Naranjo al respecto del diagnóstico de la movilización que se hizo por fuera de los gremios. En este sentido, hizo hincapié en que la necesidad de algunos dirigentes de mantener lugares de poder implica necesariamente “negociaciones con las burocracias, entre gremio y gobierno, que ayuda a que estas conducciones se mantengan”. El correlato a esta estrecha relación entre la parte empleadora y la parte trabajadora, se materializa en negociaciones paritarias “blandas”, que no satisfacen las demandas de las bases, a quienes tampoco se consulta plenamente según manifestó el docente.

Por otro lado, al mismo tiempo que se genera este fenómeno entre sindicato y gobierno, “existe una tendencia generalizada al desdeño de la política sindical, alimentada por lo anterior, conducciones que le dan la espalda a sus bases”, explicó “Chino” Naranjo en diálogo con La Lechuza. “Hay un elemento peligroso, que es la idea de la despolitización en lo gremial, como si lo gremial no hubiera tenido nada que ver en la vida de nuestra sociedad”, remarcó el docente de Historia, quien insistió en que desde el espacio que conforma ven con absolutas críticas al sector de docentes más despolitizado y antisindical.

La sociedad argentina le debe muchísimo a las luchas sindicales: la jornada laboral de 8hs, las jubilaciones pagas, el aguinaldo, el derecho a la seguridad social, la regulación de las Condiciones Laborales a través de los Convenios Colectivos de Trabajo, entre muchísimas otras conquistas de la clase obrera organizada a lo largo de la historia de nuestro país.

“El movimiento obrero es EL gran protagonista de la historia argentina pero lamentablemente las burocracias sindicales han generado un gran desconcierto en sus bases”, analizó el docente sanjuanino, en este diagnóstico de la evidente crisis de representatividad que atraviesa el sindicalismo sanjuanino en el sector docente.

Lejos de pensar en las recetas mágicas del neoliberalismo antisindical que apunta a recortar la base de derechos ya conquistados por los trabajadores y las trabajadoras organizadas, Cristian “Chino” Naranjo, hizo hincapié en la necesidad de fortalecer las estructuras sindicales hacia una democratización de los espacios de organización colectiva.

“En lugar de pedir las desafiliaciones masivas, creemos que lo que tenemos que hacer es todo lo contrario: afiliarnos masivamente, volver a darle vida a ese sindicato histórico de nuestra provincia con todo lo que simbólicamente significa para la historia de los trabajadores y las trabajadoras docentes de San Juan”, dijo el docente en referencia a UDAP, cuya base disminuyó considerablemente en los últimos años respecto a sus pisos históricos de afiliación, perdiendo frente a gremios del sector estatal como UPCN.

En todo este análisis de la política sindical sanjuanina, para “Chino” Naranjo las responsabilidades están claras: “Sin duda le cabe a Lucero y al resto de la conducción gremial pagar el costo político de esto¿Pero qué estamos haciendo todos los docentes para construir una alternativa que nos represente en términos sindicales allí dentro?”.

Esta es la pregunta que resuena en quienes se cuestionan cómo hacer sindicatos más pujantes, más fuertes y más democráticos.

Por el momento, y más allá del grito autoconvocado, este jueves 2 de junio quienes se sentarán con el pliego de demandas ante el gobernador Uñac y la ministra de Hacienda, Marisa López, son los secretarios generales de UDAP, UDA y AMET: Luis Lucero, Julio Rosa y Daniel Quiroga.

Audio gentileza de Radio La Lechuza.

Scroll to top