Los docentes sanjuaninos y su Revolución de Mayo

El 25 de mayo de 2022 quedará en la historia de la lucha de los maestros en San Juan. En total fueron tres días de intensas movilizaciones con amplio apoyo popular que obligó al Gobierno a adelantar la reunión paritaria. Una crónica minuciosa hecha para la posteridad.

Si el martes 24 de mayo, previo al feriado, alguien hubiera dicho que el viernes la semana terminaría con 3 días de masivas protestas (fueron 6 manifestaciones en total) de maestros contra el Gobierno de Sergio Uñac, nadie le hubiese creído. Porque, salvo para los que organizaron con mayor convicción la protesta en el desfile patrio, nadie estaba enterado de lo que iba a pasar. Quizás, apenas se había compartido algún flyer de dudosa procedencia y sin firmas, con muy pocas probabilidades de persuadir a alguien de marchar.

“Le escupieron el locro”

Una mañana fría y nublada fue la del 25 de mayo en San Juan. Es una fecha patriótica que desde siempre invita a las familias y amistades a reunirse y a comer las típicas comidas como los pastelitos, las empanadas y el locro. De un momento a otro, las redes sociales fueron el eco de los aviones militares que volaron realmente muy bajo por la ciudad, lo que fue asociado al desfile patrio, que hacía dos años no se realizaba (por la pandemia), y que como siempre contó con la presencia de las autoridades provinciales. Según la estimación oficial, hubo 90 mil espectadores.

Ya sobre las 11, Uñac llegó a la esquina de Rivadavia y Mendoza de la Plaza 25 de Mayo. Pero no solo fue recibido por la Banda Militar de Música. Increíble, pero parecería que en ningún momento volteó la mirada hacia su izquierda para visibilizar a quienes cantaban “sueldo digno” al unísono. Era imposible de que no se diera cuenta lo que estaba pasando. Mientras el mandatario desfilaba entre la orquesta,un cordón policial evitaba que el grupo de manifestantes se abalanzara sobre él.

Docentes gritando «sueldo digno» ante la llegada del gobernador Sergio Uñac al desfile patrio.

Tres cuadras separaban al Gobernador de su palco. Ahí, en Ignacio de la Roza y Catamarca tenía guardado su lugar. No debe haber esperado lo que sucedió, y quizás fue una de las situaciones más incómodas que le tocó vivir desde que es el primer mandatario provincial, junto con aquél escándalo de la doctora que viajó en el avión oficial en época de pandemia y que culminó con una protesta masiva en la puerta de su propia casa.

Mientras tanto, las primeras repercusiones de la protesta empezaron a circular. Diario de Cuyo publicó una nota que luego bajó. En la misma decía que “en medio de los actos para celebrar la Revolución de Mayo, docentes ‘autoconvocados’ se concentraron en Plaza 25 para reclamar por mejores condiciones salariales”. Minutos más tarde, el link ya estaba roto.

El posteo en Facebook de Diario de Cuyo dando cuenta de la manifestación de docentes. Luego, fue borrado.

La situación no quedó ahí. Los docentes que se habían congregado en la plaza principal de la Capital para hacerle llegar su reclamo al Gobernador se sintieron desoídos. Intentaron avanzar hasta el palco pero fueron interceptados, nuevamente, por la Policía, que claramente tenía la orden de impedir su paso a toda costa. Esas imágenes quedaron registradas y el video comenzó a viralizarse rápidamente a través de las redes sociales. En uno de los videos que circuló, una manifestante le reprocha efusivamente a un efectivo policial: “¿Por qué le has pegado?”, “da la cara”, “¿por qué le pegaste?”. Además, se supo que al menos dos manifestantes fueron demorados y luego liberados por la Policía.

En este contexto, los grandes medios locales solo titulaban notas como “Multitudinario desfile patrio de San Juan”, “Las 5 perlitas del Desfile del 25 en San Juan”, «El desfile Patrio por las calles de San Juan, pintado de celeste y blanco«, «Con mate y semitas, familias completas disfrutaron del regreso del desfile patrio«, entre otras. En sus notas no hacían mención a esta situación de tensión pero en los comentarios sí aparecieron respuestas de la gente indignada por la grosera omisión.

La estrategia del Gobierno ante esta arremetida docente fue, al menos en un primer momento, torpe y descontextualizada. La indignación era total. Los principales gremios docentes de la provincia, UDAP, UDA y AMET, en silencio. Los medios locales ya no pudieron seguir haciendo la vista gorda ante lo que estaba pasando. Los teléfonos sonaban y en las redacciones primero tenían la orden de no publicar nada sobre lo que había pasado. La omisión era muy burda y no les quedó otra que reconocer la protesta, aunque intentando deslegitimarla.

En Canal 13 San Juan, el subsecretario de Seguridad, Abel Hernández, indicó que los manifestantes en realidad fueron “una persona vinculada a la barrabrava de un club, dirigentes políticos de izquierda y de otros partidos de la oposición, personas que no son docentes” y que “había docentes que quizás tenían un reclamo genuino que se vio empañado porque tuvimos que parar personas que querían llegar al Gobernador para agraviarlo”.

Esto iba en sintonía con una imagen anónima que circuló por las redes sociales y grupos de WhatsApp en la que señalaban con nombre y apellido, caras y espacios de militancia a quienes supuestamente eran “las verdaderas caras detrás del reclamo docente del 25 de Mayo”. Incluso, según pudo saber La Mecha, al menos una importante funcionaria de comunicación del Gobierno mandó los flyers difamatorios a un grupo que comparte con otros pares de los municipios. Sin embargo, los maestros eran muchos más que esos 6.

Al anochecer de ese mismo 25 de mayo, nuevas concentraciones y convocatorias se hicieron sentir en distintos puntos de la ciudad. Un masivo bocinazo ocurrió en el centro de la Ciudad y, simultáneamente, se convocaba a través de las redes sociales a los maestros sanjuaninos a continuar con los reclamos al otro día.

El masivo bocinazo del miércoles por la noche.

“Mañana 26/05/2022 09:00 hs en Centro Cívico. Llevar sillas, bancos, tizas. En la tarde 18hs en Casa de Sarmiento y luego marcha”, rezaba una de las cadenas que llegaban por WhatsApp. La indignación había aumentado considerablemente después del destrato del Gobierno para con sus maestros. En esa sintonía, también se convocaba a un paro docente para el día jueves, aunque sin el aval de los gremios UDAP, UDA y AMET. Aquí cabe destacar la heterogeneidad del movimiento docente autoconvocado, ya que las distintas medidas de fuerza que tomaron las hicieron en paralelo a los gremios. En su diversa composición, allí dentro conviven algunas agrupaciones docentes de izquierda junto con otras que no lo son y también quienes no están ligados a ninguna organización. En todos los casos, actuando por fuera de los sindicatos.

El Gobierno, de la inacción a la reacción

Entre los docentes había incertidumbre por saber qué iba a pasar el jueves en la mañana en el Centro Cívico. Pero esa duda se saldó rápidamente. Las inmediaciones de la Avenida Libertador y España se colmaron de maestros de todos lados. Fuentes oficiales indicaban que el ausentismo en los distintos niveles oscilaba entre el 70% y 80%, sin embargo, insistían en que el paro era “ilegal”, aunque por supuesto era totalmente legítimo.

El salario de los docentes ya había quedado por debajo de la inflación y otros reclamos históricos comenzaron a visibilizarse. Mientras tanto, en diálogo con Radio Sarmiento, el secretario general del gremio docente con más afiliados UDAP, Luis Lucero, se manifestó en relación a los docentes que se habían movilizado: “Hay un derecho de los compañeros a reclamar. No comparto la metodología cuando hay organizaciones que lo pueden hacer. Sabemos que los autoconvocados son no afiliados y es así cuando hay una impronta antisindical”, apuntó.

Esa misma mañana, los maestros esbozaron un petitorio que luego, al mediodía, le entregaron en Casa de Gobierno al secretario de la Gobernación, Luis Rueda. En una hoja y escrito con lapicera azul a mano, exigieron: 1) “aumento salarial acorde al aumento inflacionario” y “sin cuotas”; 2) “pagos en salarios en tiempo acorde, no es posible la demora de 3 a 6 meses”; 3) “no descuento de este día de reclamo”; y 4) “sistema de licencia respetuoso de las indicaciones médicas”. De igual manera, volverían a marchar sobre las 18 desde Casa de Gobierno.

Esta vez, el Gobierno cambió de actitud. El destrato del día anterior no había hecho más que agitar el avispero y de un día para el otro se le llenaron las calles sanjuaninas de maestros. Incluso se conocieron fotos de docentes que se autoconvocaron en los departamentos alejados. Jaqueado por un descontento social imposible de menguar, Uñac recibió el petitorio con las exigencias de los manifestantes y emitió un comunicado. En apenas más de 24 horas, el Gobierno había tenido tres manifestaciones que se fueron masificando sucesivamente.

El comunicado del Gobierno se conoció sobre las 16 de ese mismo jueves.

La respuesta que intentó calmar las aguas se conoció a las 16 y consistió en adelantar la reunión paritaria al 2 de junio, ya que estaba pautada previamente para julio, e incluir y considerar los puntos planteados por los autoconvocados en su petitorio. Media hora después del comunicado del Gobierno, UDAP lanzó el suyo en el que anunciaba que “el día 2 de junio, a las 9 horas en sede del Ministerio de Educación y en el marco de la negociación colectiva, se llevará a cabo la revisión salarial, prevista para la segunda quincena del mes de julio”.

El comunicado del gremio UDAP, casi en simultáneo con el del Gobierno.

A pesar de la réplica del Gobierno, la marcha en Casa de Sarmiento de las 18 fue multitudinaria. Nuevamente, maestros y maestras de distintos puntos de la provincia levantaron su voz para pedir por un salario digno y mejores condiciones. Cada vez la adhesión al reclamo popular era más y más grande. Carteles, pancartas, panfletos y cánticos se multiplicaban por mil. Esta vez, la Policía solo se dedicó a cortar y ordenar el tránsito. Los docentes sanjuaninos habían ganado la calle una vez más.

Nuevas demandas y definiciones

La necesidad de los maestros de San Juan de manifestar su descontento en relación a la remuneración y a las condiciones laborales había resultado más que evidente. Un informe reciente del Ministerio de Educación de la Nación ubicó a la provincia en el tercer lugar de las que tienen el peor salario bruto docente de grado con 10 años de antigüedad. Además, el única aumento del año había sido del 20% en marzo y ya en abril se registró una inflación acumulada durante los primeros 4 meses del 2022 de 23,1%. Así las cosas, sobre la mañana del viernes hubo otra masiva concentración y movilización y se volvió a sentir la inasistencia de la mayoría de los maestros a clases.

A esta altura, algunas voces de los autoconvocadosya se lucían por encima de otras. Los referentes asambleístas que mejor se impusieron fueron aquellos que no pertenecían, de manera manifiesta, a algún espacio político. Se acordó una nueva concentración en las inmediaciones del Centro Cívico para esa misma tarde a las 18.30. Allí se realizaría una nueva asamblea y se acordarían nuevos puntos para entregarle al Gobierno un segundo petitorio.

A pesar del intenso frío que signó los tres días de lucha en San Juan, la sexta manifestación se hizo. El nuevo petitorio se redactó y, en Casa de Gobierno fueron recibidos nuevamente por Luis Rueda. Allí, los docentes solicitaron ampliar dos puntos del primer petitorio. Pidieron que “el aumento del sueldo del maestro inicial radio 1 sea equivalente a la canasta básica” y que sea “para todos los niveles y modalidades en todo el territorio provincial”.

Además, peticionaron “que se aplique la cláusula gatillo, a partir del mes de junio de 2022, acorde a los aumentos inflacionarios que se viven en el contexto actual”, que “el aumento solicitado se realice en un solo pago, sin cuotas” y también que “se aplique al básico”. Por último, pidieron que “no sean aplicados descuentos ni sanciones en los días que dure esta medida de fuerza”.

El segundo petitorio que fue entregado por los autoconvocados al secretario de la Gobernación, Luis Rueda.

Por otro lado, se conoció una especie de tregua: los maestros autoconvocados no marcharían ni harían paro hasta el jueves siguiente, día en el que se acordó realizar la reunión paritaria con los gremios. De igual manera, advirtieron que ese día, el 2 de junio, sí retomarían las medidas de fuerza y que estarían presentes en las inmediaciones del Centro Cívico mientras se esté llevando a cabo la discusión salarial entre los tres sindicatos y el Gobierno.

El video de la reunión entre los docentes autoconvocados y Luis Rueda

Pacto de no agresión y final abierto

El jueves 2 de junio será la reunión paritaria entre los gremios docentes y el Gobierno Provincial. En la anterior realizada el 3 de marzo de 2022, habían acordado un aumento sobre el salario que consistía en una suba del 45% en 5 tramos: 20% en marzo, 5% en mayo y julio, 10% en octubre y finalmente otro 5% en diciembre. También se había acordado una cláusula de revisión en el mes de julio para evaluar el avance de la inflación, que hasta abril llevaba un acumulado del 23,1% en los primeros 4 meses del año, lo que implica una pérdida del salario frente a la inflación de 3 puntos.

Los docentes autoconvocados no movilizarán hasta ese día de la reunión paritaria. Sin embargo, cuando se realice la reunión intentarán volver a mostrar una correlación de fuerzas que los avale, como ocurrió en los tres días de masivas movilizaciones que se hicieron. El Gobierno ya sentenció que harán “el máximo esfuerzo por los trabajadores sanjuaninos”. Mientras tanto, las aguas quedaron momentáneamente calmadas, aunque en constante situación de alerta.

Scroll to top