«Nos despidieron para silenciar al resto, para meter miedo a nuestros compañeros que están adentro de la fábrica”

La fábrica de galletitas que produce Tía Maruca en San Juan despidió a comienzos de este año a tres trabajadores por exigir el cumplimiento de sus derechos laborales. Acusan al sindicato de no defenderlos y hacia adentro de la planta tienen miedo de perder su trabajo.

Durante los días 4 y 5 de enero del 2022 se llevó a cabo un reclamo en la fábrica de galletitas que produce Tía Maruca en el que las y los trabajadores exigieron el cumplimiento del pago de sueldos, salarios sociales, obra social, cuota alimentaria, entre otras. Luego de que esto sucediera, desde DILEXIS S.A., se informó a 3 trabajadores que habían sido despedidos.

“Nos fraccionaban el sueldo hasta en 3 veces. En ocasiones, nos pagaban $5000, con suerte llegabas a los $10000, cuando el total de la quincena es aproximadamente de $35000”, comentó Claudia Gamboa, trabajadora recientemente despedida de la fábrica.

Ana Gordillo, ahora ex trabajadora de empresa Dilexis, explicó “nunca realizamos una huelga, como dicen desde la empresa, tampoco impedimos el ingreso de mercadería a la fábrica. Lo que sucedió fue que tuvimos una reunión con Miguel Oviedo, secretario General del gremio STIA (Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación). En el encuentro le solicitamos a Oviedo que nos representara ante la empresa, que defendiera nuestros derechos y dinero. No cortamos ninguna calle, no hicimos destrozos, todo fue pacífico. Oviedo se mostró en contra de lo que le pedíamos, argumentando que la fábrica estaba de pie gracias a él y que la empresa está en una mala situación (en convocatoria con acreedores).”

Notificación de despido

Desde La Mecha se consultó al abogado Federico Sanna, quien brindó aclaraciones acerca de la causa de despido: “Dentro del sistema laboral privado, existe lo que se llama “estabilidad impropia”, lo que significa, que el empleador puede despedir a un empleado, siempre que exista una justa causa para hacerlo (sin indemnización). La justa causa tiene que ser demostrada por el empleador y ser contenida dentro de la Ley de Contrato de Trabajo. En este caso, está incitada y contenida. La “pérdida de confianza” se basa en que desde la empresa se alega a que los trabajadores realizaron una huelga ilegal. ¿Por qué ilegal? Porque el derecho a huelga no pertenece al trabajador de forma individual, sino que la titularidad de su ejercicio pertenece a la asociación sindical”.

“Nos dejó sin trabajo, nos inventó causas y no nos pagó nada. ¿Qué hago a los 44 años? ¿Dónde consigo laburo?”, comentó preocupada Gordillo. “Nos cagan la vida, porque no sólo somos personas individuales, estamos a cargo de nuestras familias. Nos despidieron para silenciar al resto, para meter miedo a nuestros compañeros que están adentro de la fábrica”, sumó Gamboa.

Alejandro Ripani, titular de «Tía Maruca». Fuente: Ámbito

Cabe destacar que el día 10 de febrero Alejandro Ripani, titular de la firma “Tía Maruca”, se reunió con el personal de la fábrica de galletitas. Claudia detalló que “fue un discurso más que una reunión, en el que dijo que iba a haber más despidos, quería meter miedo. Además, expresó que todas las personas que actualmente poseen parte médico, sumado a que no cobran ni un peso, iban a ser despedidas”.

Los trabajadores que aún prestan servicio a la fábrica convocaron a un paro para el día 14 de febrero. Claudia Gamboa explicó que “para hacer un paro debe haber un respaldo legal, al final le pedimos a la abogada que no presentara nada porque mis ex compañeros de trabajo tienen miedo de perder el laburo. Si nos pasó a nosotros, puede pasarles a ellos”.

Alejandro Ripani asumió como presidente de la fábrica de galletitas de San Juan en el año 2017. Claudia y Ana comentaron que sólo estuvieron bien el primer año de su gestión, cuando la empresa recibía subsidios del Gobierno, y que desde el 2018 no hubo un mes en el que cobraran 2 quincenas completas.

Según Ana Gordillo no consiguen abogados que quieran seguir la causa, “dos abogados de los que vimos se tiraron para atrás. Ahora estamos en contacto con otros dos, nos dicen que hay que pelear porque este hombre está acostumbrado a no pagar y tiene al Gobernador de respaldo”. Luego, agregó: “Durante estos cuatro años de mandato de Ripani, han despedido aproximadamente a 20 personas. Cada vez que reclamamos algo, hay despidos con causas inventadas y a nadie le pagan”.

Trabajadores de la fábrica de galletitas. Fuente: Tiempo de San Juan

“Queremos que esto se conozca, no sólo por nuestros despidos injustos, sino por la situación de los trabajadores, que venimos aguantando hace años. Queremos que el Gobernador se haga cargo de la situación, que nos escuche, que nos dé una respuesta. ¿Por qué nos tratan así? Nos demuestran que no podemos reclamar lo que nos corresponde porque nos echan”. Ex trabajadoras de la fábrica de galletitas Tía Maruca.

Scroll to top