Federico Fagioli en San Juan: la agenda de los sectores populares en el Congreso

En una entrevista exclusiva con La Mecha, el diputado Nacional y referente del Frente Patria Grande analizó la coyuntura política, el rol de los movimientos populares y la disputa dentro del Frente de Todos. Además, reconoció el trabajo de las organizaciones sociales en este contexto de crisis.

Simultáneamente, mientras cartoneros, productores hortícolas, familias sin techo y comunidades originarias se movilizaban para exigirle al Congreso Nacional que sesione y trate un paquete de leyes impulsadas por el sector, el diputado Nacional Federico Fagioli disertaba en San Juan en un panel sobre la posibilidad de un salario universal. “Es importante que la agenda de nuestro sector no quede corrida a un costado, que sea protagónica y que permita resolver los problemas que tienen los argentinos y las argentinas”, recalcó quien llegó a ocupar su banca como candidato del Frente de Todos representando al Frente Patria Grande.

Fagioli no es un legislador más. Representa a los movimientos populares y desde la militancia en el Movimiento Popular La Dignidad se forjó como referente de los y las de abajo. Fue protagonista de la toma de terrenos en un predio de Glew en el 2014 y a partir de ahí pudo formar su propio recorrido en el reclamo de políticas de acceso a la vivienda. El último jueves 2 de diciembre, participó del Séptimo Congreso Nacional y Provincial de Políticas Públicas en San Juan en calidad de disertante en el panel “¿Es posible un salario universal?” junto a Laura Garcés, impulsora del Ingreso Ciudadano Universal. En este marco, el Diputado analizó la coyuntura nacional, el rol de los movimientos populares y reconoció el trabajo de las organizaciones sociales en este contexto de crisis.

¿De qué tratan cada una de las 6 leyes que impulsan desde los sectores populares y cuál es su proyección en el Congreso?

-La movilización de compañeros y compañeras de hoy (por el jueves) justamente fue por esto, por las 6 leyes que nosotros creemos que fundamentales. Entre ellas está la Ley de Personas en Situación de Calle y familias sin techo, que ya logramos que se apruebe en Diputados, o sea que ya tiene media sanción en el Congreso.

También está la Ley de Envases, que es fundamental para dar la pelea contra la basura y la contaminación en la Argentina con una impronta de inclusión social muy fuerte para acompañar en la conquista de derechos a los trabajadores y trabajadoras cartoneras que ya vienen haciendo ese laburo sin tener sus derechos básicos garantizados. Es una ley muy importante que plantea la necesidad de instalar el principio de responsabilidad extendida del productor, que se ha enriquecido durante muchísimos años, generando esa basura y esos envases pos consumo que terminan creando islas de plástico en el océano y que nunca han aportado al proceso de reciclado. La idea de esto es que tenga una impronta muy ambiental pero también con inclusión social.

Esta lo que plantea es la importancia de fortalecer los sistemas locales de reciclado con inclusión social, eso genera una inversión muy fuerte para tener capacidad material de reciclar mayores volúmenes de material reciclable, en mejores condiciones de trabajo, logrando que nuestros compañeros puedan trabajar con dignidad. Eso va a repercutir sin dudas en los cartoneros, cartoneras, recicladores y recicladoras, recuperadores urbanos, por ejemplo acá en San Juan para que puedan hacer su laburo con un acompañamiento real del Estado.

Además tenemos la extensión de la ley de los compañeros y compañeras de los pueblos originarios, que nos parece clave para evitar que las comunidades sufran desalojos y para seguir acompañando el proceso que vienen llevando históricamente los compañeros hermanos de las comunidades originarias.

La Ley de Tierras, una ley que me toca ser autor también junto a los compañeros y compañeras del MTE Rural y UTT y además, hemos construido una ley que vulgarmente le decimos “Procrear rural”, que le da la posibilidad a los trabajadores y trabajadoras de la agricultura familiar, que viven presionados por los alquileres de las tierras y por sus dueños, de acceder a créditos para comprar esas tierras y también para construir su vivienda, porque viven en condiciones terribles. Y también otra ley que plantea la protección de los cinturones verdes a lo largo y ancho del país, protegerlos para que las franjas de las inmobiliarias que llevan adelante desarrollos urbanísticos como countrys y demás no se sigan comiendo las tierras donde producen nuestros compañeros y compañeras, que son las tierras donde se producen el 60% de las frutas y verduras que se comen en el país, el verdadero campo.

La Ley de Tierra, Techo y Trabajo, para nosotros es uno de los principios motores por los cuales nos hemos organizado los trabajadores y trabajadoras de la economía popular, es una necesidad. Lo ha dicho el Papa, y los movimientos que hemos generado las movilizaciones de los 7 de Agosto de San Cayetano: en Argentina no se puede seguir avanzando si todos los argentinos y argentinas no tienen acceso a la tierra, al techo y al trabajo. Para nosotros son leyes fundamentales, lo mismo que las promotoras que hacen un trabajo fundamental, promotoras de género pero también de salud. Ellas hacen un trabajo muy invisibilizado y que en la pandemia acompañaron muchísimo a los vecinos y vecinas de los distintos barrios populares y los sectores más vulnerados, tanto en situaciones de violencia como en situaciones sanitarias que en la pandemia se necesitó mucho. Generar el reconocimiento de esos sectores y empezar a brindar herramientas y un Estado presente que los acompañe es fundamental.

¿Qué falta para que se apruebe la Ley de Envases?

-Ha habido un lobby muy fuerte, hemos estado dando la discusión necesaria para avanzar con una Ley de Envases, que para nosotros es fundamental. Es loco cómo algunos que son de la oposición dicen ser ambientalistas o militantes del ambientalismo y se oponen a este tipo de ley. Es loco como las empresas, que en realidad no son todas porque hay varias de las Cámaras del plástico y sectores empresariales que han sido parte de la redacción de la ley y que han acompañado la ley y estuvieron en la presentación de la ley, pero hay empresas que se dedicaron históricamente a llenarse los bolsillos en la Argentina y que no quieren pagar esa tasa ambiental para aportar con el reciclado cuando en sus países de origen sí lo pagan. Entonces esa concepción de que acá pueden hacer lo que quieran, hasta destruir el ambiente y demás, me parece que se tiene que terminar.

Nosotros estamos dispuestos a discutir con todos los sectores que estén dispuestos a pensar una ley que de verdad funcione en Argentina para resolver el problema de la basura y que tenga una fuerte impronta de inclusión social para mejorar las condiciones de trabajo de los cartoneros y cartoneras y generar muchísimos más puestos de trabajo. Y estamos dispuestos a discutir esas modificaciones, siempre y cuando, sean en pos de la soberanía en Argentina, en pos del ambiente, de los trabajadores cartoneros y cartoneras y no en pos de los intereses mezquinos de los sectores económicos que se han enriquecido durante tanto tiempo y generando situaciones de extrema contaminación y demás.

Vos venís de los movimientos populares y te toca estar en la banca del Frente de Todos: ¿es un desafío doble tener que responder a tus sectores de base y que lidiar con las decisiones que toma tu bloque?

-Sí, en principio nosotros respondemos a nuestros sectores de base, a nuestros compañeros y compañeras con quienes hace muchísimos años venimos planteando una agenda, no solo de reclamos, sino una agenda propositiva de cómo se resuelven los problemas estructurales en la Argentina. Nosotros vimos un problema estructural en el acceso a la vivienda de urbanización y demás, y tuvimos una propuesta para resolverlo; vimos un problema en el acceso a la Justicia, y construimos una propuesta para resolverlo; tuvimos un problema en el sector rural y construimos una propuesta que se está por convertir en ley si todo sale bien, lo mismo con el ambiente, ya que tenemos una agenda legislativa con una impronta ambiental que busca empezar a resolver el gran problema de la basura.

Nosotros constantemente convertimos las luchas históricas de nuestros sectores en propuestas de leyes pero también en políticas concretas que resuelvan esas problemáticas, y no en declaraciones que no sirven, sino en dar la pelea hacia adentro de nuestro Gobierno para que esas sean políticas con financiamiento. Nosotros venimos peleando el ‘eje calle’, no solo hemos construido un proyecto de ley que ya se aprobó en Diputados sino que ya lo hemos acordado con el Ministerio, estamos planeando cómo va a ser el área de funcionamiento, cómo se van a disputar esos proyectos, como se van a financiar. Estamos trabajando eso.

Hacia adentro del Frente de Todos, nosotros tenemos la responsabilidad de que la agenda de nuestro sector no quede corrida a un costado y que sea protagónica en nuestra coalición. Acá no somos todos los mismos ni pensamos todos igual, pero necesitamos resolver los problemas que tienen los argentinos y las argentinas.

Un mensaje o una reflexión que quieras dejar acerca del rol de los movimientos y organizaciones sociales en este contexto de crisis económica

-Yo creo que la militancia lo es todo. El trabajo que hacen los y las militantes desinteresadamente y solo con la convicción de transformar la realidad y poniendo por delante la agenda de los sectores más postergados, sintiendo las injusticias como propias y accionando en función de eso, es clave. Todos deberíamos contagiarnos de eso y seguir profundizando la construcción política de las organizaciones sociales, populares y políticas en la Argentina. La militancia joven tiene que seguir empoderándose para seguir avanzando en la conquista de todos los derechos que nos faltan conquistar y eso se da con la participación activa del pueblo y de la militancia. Yo le agradezco a la militancia, y gracias a ese esfuerzo que llevan adelante cotidianamente el país está mejor de lo que podría estar.

¿Reconocés el “aguante” de los sectores populares en un momento tan complicado?

-En la pandemia, el tejido social que se construyó en Argentina gracias a los movimientos populares y a la militancia de los compañeros y compañeras de los barrios generó que en Argentina no enterremos gente en fosas comunes como hicieron en Estados Unidos o en Europa. La contención y el esfuerzo de nuestros compañeros y compañeras, poniendo en riesgo su vida, compañeros que no tienen nada. Porque el que no tiene nada hizo lo que pudo para ayudar al que tenía al lado, y esa solidaridad, ese acompañamiento, ese amor al prójimo fue lo que permitió que la Argentina surfee la pandemia lo mejor posible. Por supuesto, nadie se engalardona de lo que pasó en la pandemia, fue crítico, hubo muchísimas muertes en el país. Pero la verdad es que el laburo que hicieron en el tejido social y que construyeron las organizaciones fue indispensable y sin ningún tipo de reconocimiento, y eso hay que decirlo.

Scroll to top